PARA INGRESAR A ESTE SITIO DEBE SER MAYOR DE EDAD

Aviso de privacidad | Términos y condiciones | Política de reembolso

+52 1 55 4364 1491

SE AGREGÓ AL CARRITO CORRECTAMENTE

x
Tre Galline, la mejor opción para comer italiano en Valle de Guadalupe – Concierto Enológico

PARA INGRESAR A ESTE SITIO DEBE SER MAYOR DE EDAD

Aviso de privacidad | Términos y condiciones | Política de reembolso

+52 1 55 4364 1491

SE AGREGÓ AL CARRITO CORRECTAMENTE

x

Tre Galline, la mejor opción para comer italiano en Valle de Guadalupe

05

Septiembre

El domingo pasado fue mi cumpleaños, cumplí 26. No me puedo quejar, pasé un muy buen cumpleaños y me acompañaron las personas más importantes de mi vida, mi familia, mi novio y mi mejor amiga desde que tengo 4 años, entre otros.

Normalmente hago una fiesta, pero este año preferí ir al Valle de Guadalupe a comer en Tre Galline de Montefiori. El chef se llama Ángelo Dal Bon, es de la parte norte de Italia y desde hace varios años emigró a México con algunos miembros de su equipo de Italia para abrir un restaurante en Todos Santos, Baja California Sur, también llamado Tre Galline. En el 2013, Pablo Paoloni, dueño y enólogo de la bodega Villa Montefiori, decide poner un restaurante en su vinícola y trae a Angelo para abrir otro Tre Galline.

Me hice amiga de Angelo la primera vez que fui a comer a Tre Galline e hice preguntas muy específicas acerca de una ensalada de burrata; la burrata es un queso del sur de Italia que viene de la leche de la burra, es más grasoso que la mozzarella, que viene de la leche de la búfala, pero a menudo se confunde y es muy difícil de encontrar. Angelo mostró interés en mí al ver todo lo que preguntaba, y le dije que hace varios años en Colorno, Italia hice una especialidad en cocina italiana en una escuela llamada ALMA. Angelo enseguida se emocionó y me empezó a hablar en italiano.

Tre Galline es un restaurante de comida italiana tradicional, pero más que tradicional, te transporta a Italia a una buena y genuina comida, de esas que aún en Italia no son tan fáciles de encontrar. Como parte de su carrera, Angelo fue uno de los primeros impulsores del Slow Food en Francia. Slow Food es un movimiento de comida fundado en 1989 que tiene como objetivo contrarestar o restarle peso al Fast Food, haciendo así de la comida italiana algo mucho más delicado que una pizza en un food court. Angelo sabe como llevar el Slow Food a sus restaurantes y es por esto que su comida es tan especial.

También me gusta ir, porque Angelo me consiente mucho y sabiendo que era mi cumpleaños y el de mi mejor amiga, el menú fue el siguiente (no voy a describir con mucho detalle los platillos porque las fotos lo dicen todo):

Como entradas nos dio una berenjena en salsa pomodoro, albahaca y queso parmesano, seguido de una bresaola de carne aderezada con una reducción de vinagre balsámico de Módena y un poco de queso parmesano, para finalizar, una ensalada de pepino, apio y percebes.

Después, comenzamos con los primeros platos, todo fue al centro y nos hizo diferentes pastas al momento. Tortellini de carne braseada con reducción de aceite balsámico, spaguetti con pesto de flor de calabaza, tortellini de espinaca con queso ricotta, dilatoni con pomodoro y porchetta, capelletti de camote y fettuccini con aceite de trufa y calabacitas en juliana.

Cuándo creíamos que ya no podríamos comer más, los segundos platos llegaron. Directo de la cocina llegaron unas costillas de cordero con una costra de pan molido, ajo y perejil y un filete de res a la sal, perfectamente bien cocido por fuera y aún así un poco rojo y jugoso por dentro, como debe de ser.

Por último nos hizo un pastel de chocolate con frutos secos y otro de tiramisú, esto último lo acompañamos con el típico café italiano espresso y de típico canto italiano “tanti auguri” que equivaldría a las mañanitas mexicanas.

Lo vinos que bebimos durante toda la comida fueron el Chardonnay de Villas Montefiori y un Cabernet Savignon también de Villas Montefiori.

Tre Galline es el mejor restaurante de comida italiana que he probado en México, la cocina de Angelo es totalmente edípica, ninguna paste les va a saber como las de Angelo. La calidez de Angelo, y de su esposa Magda, son sus comensales hace que te sientas parte de esta familia italiana y que la experiencia sea muchísimo mejor que comer en cualquier otro lugar. Yo recomiendo Tre Galline como restaurante obligado cuando visiten el Valle de Guadalupe, y por favor, denle a Angelo y a Magda un beso y un abrazo de mi parte.