En Concierto Enológico estamos al tanto de la situación actual que vivimos debido al COVID-19 y es nuestra prioridad cuidar y velar por la salud y bienestar de nuestros clientes, proveedores, colaboradores y de nuestro propio equipo.

Es por lo anterior, que nos sumamos a los esfuerzos de prevención de contagios del COVID- 19 y decidimos tomar las siguientes acciones:

Reiteramos nuestro compromiso de velar por la salud y bienestar de todos. Muchas gracias por su comprensión.

Aviso de privacidad | Términos y condiciones | Política de reembolso

+52 1 55 4364 1491

SE AGREGÓ AL CARRITO CORRECTAMENTE

x
Dionisio, dios del vino – Concierto Enológico

En Concierto Enológico estamos al tanto de la situación actual que vivimos debido al COVID-19 y es nuestra prioridad cuidar y velar por la salud y bienestar de nuestros clientes, proveedores, colaboradores y de nuestro propio equipo.

Es por lo anterior, que nos sumamos a los esfuerzos de prevención de contagios del COVID- 19 y decidimos tomar las siguientes acciones:

Reiteramos nuestro compromiso de velar por la salud y bienestar de todos. Muchas gracias por su comprensión.

Aviso de privacidad | Términos y condiciones | Política de reembolso

+52 1 55 4364 1491

SE AGREGÓ AL CARRITO CORRECTAMENTE

x

Dionisio, dios del vino

22

Octubre

Dionisio o Baco, fue uno de los 12 dioses del Olimpo, pero no siempre fue así.

 

Dionisio fue hijo de Sémele y Zeus. Sémele era una mortal, mientas que Zeus era el dios más grande del Olimpo. Zeus y Sémele fueron amantes durante un tiempo, y de pronto, Hera, esposa legítima de Zeus y Reina de los dioses se enteró del amorío que su esposo está teniendo con una mortal.

 

Hera, esposa celosa de Zeus, acostumbraba vengar las infidelidades de su esposo, se aparece en la tierra en cuerpo de una anciana, haciéndose amiga de Selene y se gana su confianza. Un día, Selene por fin le confiesa que tiene un amante y que es Zeus, Hera, muy calculadoramente finge no creerle y le dice que si es Zeus que se lo demuestre con todo su esplendor, que si no, cualquiera le podría decir que era Zeus sólo por acortarse con ella. Hera logra sembrarle a Semele una semilla de duda que no la deja descansar, y le ruega y le suplica a Zeus que se le aparezca con todo su esplendor. Zeus se negaba, pero al final, tanto suplicó Semele que se le apareció con sus truenos y sus rayos, carbonizando a Sémele.

 

Sémele estaba embarazada, y Zeus logra rescatar en fruto del vientre de Sémele y se lo coloca en el muslo, en dónde se terminará de gestar y tres meses después nacerá. Es por eso que Dionisio es aquel que nace dos veces.

 

Zeus, sabiendo que Hera no iba a descansar hasta matar al niña, le confía el cuidado de Dionisio a Hermes, quién a su vez se los confía a sus tíos mortales, el rey Atamante y su esposa Ino. Para disimular que el niño es Diniosio y que Hera no lo descubra lo visten y lo crían como niña. No fue mucho tiempo cuando Hera lo descubre y hace que el rey y su esposa enloquecieran. Entonces Zeus lo lleva a vivir a un lugar lejos de Grecia llamado Nisa y lo convierte en cabrito, confiándoselo a unas ninfas de la lluvia, como agradecimiento a ellas las ascendió a las estrellas como las Hiades. Aquí es cuando Dionisio comienza su viaje y empieza a demostrarle a los otros dioses del Olimpo que puede ser un dios, como ellos. Se dice que estando en Nisa, Dionisio encuentra una pequeña ramita que lo cautiva y lo enamora haciéndola crecer, y así es como descubre la vid o las parras, y pronto el efecto del jugo de uva fermentado.

 

Dionisio es un dios muy alegre y travieso, pero también puede ser terrible, a veces lo representan desnudo, otras con pieles de cabrito o de pantera, y suele ir en un carro tirado por panteras. A veces es toro, o la misma pantera o el mismo cabrito.

Es travieso y alegre, libre, orgiástico y pasional porque es el poder que tiene el vino sobre el hombre, pero también tiene el poder de infundir la locura en los hombres, y ser peligroso.

 

Hera nunca lo dejará en paz, y así es como infunde en Dionisio una locura terrible, haciéndolo vagar por el desierto de Egipto y Siria. Gracias a la diosa Cibeles, Dionisio superará su locura, ella también le enseña las propiedades de la vid, los viñedos y las uvas, purificándolo y enseñándole los ritos religiosos, quién a su vez lo trasmitirá a los hombres.

 

Dionisio se convierte en el único Dios del Olimpo que enloquece, sin embargo su locura es positiva es de movimiento, de frenesí, de pasiones, es por eso también que Dionisio nunca dejará de moverse y de explorar fronteras y mares del mundo conocido aquel entonces.

Se dice que alguna vez Dionisio emprendió un viaje en el mar, pero no se le presentó a los marineros en su forma divina, si no como un hombre rico. Los piratas conspiraron para matarlo y robarle sus riquezas, y en ese momento Dionisio hace que de los remos del barco comiencen a crecer vides hasta hundir el barco y convierte a los piratas en delfines, los cuáles siempre estarán en el mar acompañando a todos los marinos en sus viajes.

 

En otra versión de la vida de Dionisio, sus padres son Zeus y Perséfone, entonces Hera manda a los Titanes, grandes enemigos de Zeus, a descuartizar a Dionisio. Zeús llegó tarde, Dionisio estaba descuartizado por completo a excepción de su corazón, el cuál se lo dio a Semele para que se lo comiera y así se embarazara.

 

Dionisio tiene múltiples apariciones con diferentes cuerpos, es cabra, es felino y también es toro, siempre está cambiando es parte de esta vida de constante movimiento. Dionisio nunca dejó de viajar.

 

Eventualmente, Dionisio logró ser parte del Olimpo cuando Hera expulsó a su hijo Hefesto del Olimpo. Hefesto enojado forjó una silla de oro mágica para Hera, Hera al sentarse quedó atrapada. Muchos dioses quisieron intervenir para que Hera fuera liberada, pero nadie lo consiguió hasta que Dionisio emborrachó a Hefesto y accedió a liberar a su madre, y él regresó al Olimpo.